Cada año, nuestro planeta experimenta dos solsticios y dos equinoccios, fenómenos opuestos que marcan el inicio de las estaciones. ¡Aquí te contamos todo sobre el Equinoccio que estamos atravesando y la energía que pone a girar!

Ads

El Equinoccio es un momento especial del año en el que los días son exactamente iguales a las noches en todo el mundo. El término “equinoccio” en latín (aequinoctiom) significa “noche igual”. Esto ocurre todos los años en el mes de marzo y en el mes de septiembre. El fenómeno astral se debe a que el eje del planeta Tierra tiene sus dos polos a la misma distancia del Sol y es una fecha en la que todas las culturas y religiones han apreciado y celebrado con rituales de equilibrio y transformación.


¿Hemisferio Norte o Hemisferio sur?

Tengamos en cuenta que el primer Equinoccio de 2019 varía dependiendo del Hemisferio Norte o Sur: en el Hemisferio Norte sucede el “Equinoccio de Primavera”, marcando el paso del Invierno a la Primavera. Los días aquí se siguen alargando y las noches haciendo más cortas hasta fines de junio. En el Hemisferio Sur, por su parte, sucede el “Equinoccio Otoñal”, marcando el paso del Verano al Otoño. Los días se acortan progresivamente y las noches se vuelven más extensas hasta finales de junio.

Ads


¿Que energías moviliza el Equinoccio?

El Sol es fuente de luz y energía y su proximidad o distancia marca los ciclos biológicos pero también los internos y espirituales. El equinoccio es momento de equilibrio, se desdibuja momentáneamente la contraposición y la alternancia, para vivir la continuidad y el equilibrio. El Sol tiene este ritmo, dos veces al año, no importa que suceda, nos regala este espectáculo de equilibrio máximo.

Ads

En este momento iniciamos el nuevo año astrológico, cuando el Sol toca el grado cero de Aries, estamos en un portal de inicio con mucha energía a disposición, altamente positiva si la sabemos aprovechar. Es momento de poner atención a los comienzos, de inaugurar lo postergado, tendremos fuerza de voluntad, ya que Marte está bien aspectado con Plutón y éste planeta siempre anuncia renacimientos, cambios y aporta mucha fuerza para los procesos materiales, trabajo, ganancias. 


Equinoccio de otoño

El Equinoccio de Otoño comienza con la gratitud que debemos expresar por la culminación y abundancia del verano y sus frutos, reconocer a la tierra la generosidad de sus cosechas y compartir sus dones. Debemos preparar el invierno como un tiempo en el que se debe conservar y dosificar la energía a través de la introspección, propiciar la vuelta sobre uno mismo en la búsqueda del equilibrio, y seguir la ruta del crecimiento interno. 

Ads

La naturaleza se apaga, calma su ritmo, suaviza la luz, las hojas caen de los árboles y el fluir de la savia se aquieta, al igual que el caudal de los ríos y arroyos disminuye. Es la quietud que prepara el resurgimiento, la sabiduría de los ciclos que nos permite alternar las intensidades de los ritmos de vida, para volver a celebrar el renacimiento de la luz de la misma manera que hoy celebraremos el tiempo de recogimiento interior.


Equinoccio de primavera

El Equinoccio de primavera es celebrado como una fiesta de la vida y la luz, de la fertilidad y renovación, por ser la temporada en que la naturaleza reverdece. En la antigüedad, por ser el tiempo para la siembra en culturas como los Mayas y los Celtas, se practicaban rituales donde se celebraba la nueva vida y floración. Actualmente, el hombre moderno vive poco consciente de estos ciclos de la naturaleza, pero son estos momentos especiales (los equinoccios y solsticios) los que permiten al hombre volver a sintonizar con los ciclos naturales, las estaciones, y retomar el sentido de pertenencia al cosmos.

Ads

Nuevo año astral

El Equinoccio de marzo, la Superluna vivida el 21 de marzo, más el inicio del nuevo año zodiacal con el ingreso del Sol en Aries, generan sentimientos y emociones intensos, vientos de cambio, refugios de interioridad y pensarse intensamente para decidir los rumbos a seguir. Estarás pronto a iniciar un nuevo año lleno de pasión y energía, con la debida profundidad de espiritu para tomar decisiones que sólo tu puedes abordar.

¡Feliz año nuevo astral para todos!