El signo de hoy: Scorpio
23/10 – 22/11

Escorpio es el octavo signo del zodiåco y está vinculado a la Casa Vlll, que indica la transmutación, la renovación, lo misterioso y el cambio, la magia, la muerte, la destrucción y la regeneración. La lucha, los dramas pasionales, las envidias los legados, las búsquedas difíciles y el sueño. Escorpio es un signo intenso con una energía emocional única en todo el zodiacos. Poseedores de un gran magnetismo interior, no son exactamente tranquilos como aparentan, sino que poseen grandes contradicciones y agresiones en su interior. Los Escorpianos son muy poderosos y poseen una ojo crítico muy desarrollado, estará en ellos utilizar su energía para beneficiar o no a los demás. Poseen una extrema sensibilidad y son muy fácilmente afectados por el contexto en el que habitan. Esto puede llevarlos a ser reservados y estar continuamente en una postura defensiva. Son emocionales y se sienten heridos con mucha facilidad. Si un nativo de Escorpio logra canalizar su gran energía de forma constructiva puede ser una líder querido por toda la sociedad. Si logras obtener su respeto y ganar su confianza, será un amigo fiel.

En Escorpio veremos que la dualidad no es sencilla ni armónica como la presenta Libra, sino que en ella existen múltiples contradicciones. Los Escorpios dejan atrás la duda y van decididamente a lo que se proponen, arrasando con todo en su camino. Están relacionados con lo profundo y lo extremo, y descalifican la superficialidad en todo contexto. Se sienten atraídos por lo oculto, el tabú, los secretos y por qué no, lo reprimido. Es en esta profundidad en la que oscilan entre amor y odio, con una energía tan fuerte que puede avasallar a cualquiera. El escorpiano esta bien o está mal, no posee término medio. Con gran capacidad para ver la profundidad de las personas, puede convertirse en un gran consejero y chamán, o en una personas capaz de generar mucho daño.

Planeta regente

Plutón es el signo regente de Escorpio y nos habla de las cosas que mueren o deben desaparecer, característica esencial para que nueva vida pueda renacer. Es un símbolo del inconsciente y se vincula con la regeneración y la pérdida, siendo su energía la les da a los Escorpianos la capacidad de renovarse y depurarse cuantas veces sea necesario en su vida.

Escorpio es el signo de la crisis, la reorientación y la transformación. Su tarea central va a ser destruir el equilibrio y la armonía alcanzado por Libra, dándole circularidad a la ley de la vida. El mundo está en constante transformación y ningún equilibrio perdura en el tiempo. Este proceso traerá cambios e inseguridades difíciles de entender para Escorpio, y deberán aprender que el proceso de desarrollo no les permitirá apegarse ni estancarse. Deberían aprender a sentirse seguros en la inseguridad

Símbolo en el zodiaco

El símbolo de este signo es el Escorpión, representando la capacidad de atacar y trascender. Con una gran retaguardia defensiva, este símbolo nos muestra la desconfianza y la profunda inseguridad que poseen los escorpianos, quienes sienten que deben mostrarse fuertes hacia el exterior para evitar ser dañados. Los nativos de este signo poseen una admirable voluntad y tenacidad, y será el desafío en su vidas aprender a regular su intensidad y calmar la energía destructiva que llevan dentro. Pueden ser útiles destruyendo aquello obsoleto, anclado en nuestras vidas. La sexualidad es central en este signo, ya que a través de ella pueden transformarse, y tomar energía de los otros.

Elemento

El elemento de Escorpio es** Agua**. Como todos los signos influenciados por este elemento, el Agua aumenta el contacto con los sentimientos, sensibilizando y dando inestabilidad a quienes toca. Como un gran ría que baja montaña arriba hacia al mar, cualquier imprevisto puede generar que desborde, salga del cauce y inunde todo. Por otro lado, el agua en su correcto camino, tiene el poder de regar, de dar vida y saciar. Es por eso que los signos que tienen el Agua como elemento, tiene una gran fuerza instintiva y empática. Tiene la capacidad para sentir lo que los demás sienten, y pueden fácilmente saber qué desean o piensan. Afectivamente, tienden a ser simbióticos y muy apegados. Al estar tan aferrados a sus sentimientos, les puede resultar difícil comprender que haya personas que necesiten o piensen algo distinto a lo que ellos consideran. Se sienten rechazados si las personas a su lado necesitan espacio, motivo por el cual pueden asfixiar a quienes ellos más quieren.

Next article:

Most viewed