Se cree que en sus orígenes el Tarot era un juego más de mesa, una baraja para jugar. Aparentemente aunque no hay certezas, surgió en el siglo XIII o XIV. El mazo está compuesto por 78 cartas: los Arcanos Mayores (22 cartas) y los Arcanos Menores (56 cartas divididas en 4 palos: Oros, Bastos, Copas y Espadas, cada palo simbolizando un elemento: Aire, Fuego, Tierra y Agua).

¿Qué son los arcanos? La palabra «arcano» proviene del latín arcanum, que significa "misterio" o "secreto". Entonces estas representaciones "secretas" puedan develarnos cierta información (presente-pasado y futuro). Información que puede ser interpretada de diversas maneras (por quién "lea las cartas").

Existieron diversos relatos y suposiciones sobre los orígenes de estas cartas: muchas de ellas fueron perdidas. Algunos mazos se encontraron incompletos. Las reglas de juego reiventadas y modificadas hacían que rastrear el origen de estas barajas sea complejo.

Existe una definición universal  de las  barajas y se le adjudica a Visconti Sforza. Se dice que fueron producidas sobre láminas de oro, sobre las cuales se ha dibujado y pintado cada personaje y figura. Es decir que en principio se hacían una a una de modo artesanal hasta la llegada de la imprenta.

Publicidad



Para Carl Gustav Jung, la simbología del Tarot y en particular la de los Arcanos Mayores, puede ser de gran ayuda como herramienta en el psicoanálisis. Según su teoría de los arquetipos, el Tarot sería un método para desvelar el inconsciente y llegar a la individualización y al desarrollo de "Sí mismo" (de uno mismo).

Siguiendo este autor, interpretar lo que cada tirada tiene para decirnos es un intento por conocernos a nosotros mismos; en esa introspección se pretende que el diagnóstico y la cura se propicien de mano propia y no esperando que una frase o palabra sea el remedio definitivo.

Las cartas más utilizadas son el tarot Marselles que es el más famoso o el de Rider Waite, que es una baraja más contemporánea. La diferencia entre ambas barajas es estética, principalmente en lo que respecta a los Arcanos Menores. En las barajas de Rider-Waiter aprecen escenas especificamente representadas, y en el Tarot de Marsella, en cambio, solamente veremos los diferentes palos de las barajas y la interpretación estará basada según numerologia, colores y detalles pequeños de las cartas.

Publicidad



El idioma del tarot es muy personal. Cada uno hará el camino que le parezca para aproximarse y aprenderlo. Es un lenguaje muy particular y lo importante es abordar la palabra desde lo simbólico y no desde lo intelectual.

Las cartas se pueden interpretar carta por carta o en diálogo con las otras. El orden de los arcanos no es casual (Esos 21 arcanos más "El Loco"). Una forma es colocar las cartas en tres filas de siete cartas y se propone verlas como si fueran espíritu, alma y cuerpo. Es decir en la primera fila: El Mago, La sacerdotisa, La emperatriz, El emperador, El Papa, Los enamorados y El carro. En la segunda fila :La justicia, el Ermitaño, La rueda de la fortuna, La fuerza, El Colgado, La muerte y La templanza. Y la última fila: El Diablo, La torre, La estrella, La Luna, El sol, El juicio y El mundo.

Se considera que el primer grupo de cartas, comprendidas entre la 1 y la 7, se asocian a la personalidad humana, las experiencias concretas de la vida; de la 8 a la 14, se relacionan con el alma o las virtudes que tenemos que adquirir y de la 15 a la 21 con el espíritu, las fuerzas y leyes cósmicas con las que nos relacionamos.

Se pueden tirar tres cartas (pasado, presente y futuro) o consultar por si o por no, tirando una sola carta. Las variables son muchísimas. El objetivo de una lectura de Tarot es la toma de conciencia por parte del consultante del por qué de las situaciones y cómo poder mejorarlas.

Publicidad



Se dice que cuando le preguntamos al tarot sobre el futuro nos posicionamos desde un miedo, temor a que algo no ocurra o a que algo tenga un resultado desconcertante.

Entonces posiblemente lo más interesante no sea predecir el futuro sino entender el presente. Desde esta visión, las cartas no nos dirán si encontraremos pareja en un futuro, pero si podrían ayudarnos a visualizar por qué no estamos encontrando pareja en el presente. Lo que mejor podemos hacer es pensar muy bien las preguntas para recibir respuestas profundas y certeras. ¿Te animarías a conocer esta información por medio del Tarot?