El término I CHING significa “El libro de las mutaciones”, y se cree que describe el presente de quien lo consulta, y predice su futuro. ¿Sabes cómo podría ayudarte?

El I CHING es un libro del oráculo chino. Se cree que fue escrito en el año 1200 AC (antes de Cristo) así que imagina su antigüedad y su importancia, dado que ha permanecido en vigencia hace tantos años. ¡Es uno de los libros más antiguos que se conserva en el mundo! 

Ads

Cuenta la leyenda que un emperador chino, contemplando los astros y queriendo comprender los deseos de los dioses, creó ocho símbolos que le ayudarían a conocer el sentido de la vida, y nuestro camino en ella.

Cada uno de estos ocho símbolos se denomina trigrama y si los combinamos entre ellos tenemos por resultado 64 hexagramas que van a dar respuesta a nuestras preguntas. ¡Aquí te lo explicaremos!

Ads


¿Para qué sirve el I CHING?

El libro de las Mutaciones, el I Ching, puede usarse como oráculo. Pero no da una respuesta absoluta, es decir que no puedes consultarlo para que te responda por “sí” o por “no”. Por ejemplo: ¿Conseguiré el trabajo que deseo? ¿Voy a tener hijos? son preguntas incorrectamente enunciadas, ya que solo se responderían con un sí o con un no.

Ads

La respuesta debe ser interpretada, por eso la pregunta debe ser hecha de una manera abierta y amplia. Por eso se considera al I CHING una especie de oráculo matemático, que responde por medio de ideas generales que te orientan en el camino a seguir. Podríamos preguntar: ¿Cómo debería ser mi relación amorosa en este momento? y seguramente encontraremos una respuesta.

¿Cómo realizo una consulta al I CHING?

Para consultar se utilizan tres monedas especiales: cada una tiene dos caras diferentes. Hay muchas formas de consultar el I Ching, pero las tres monedas es el método más conocido. Se realiza la pregunta, y para ello el que consulta debe tener una actitud especial de mucha concentración y creer en el método. 

Ads


Se lanzan seis veces al aire. Cada cara de la moneda tiene un valor que puede ser dos (yang) o tres (yin). Cada tirada nos dará por resultado al sumar el valor de cada moneda, un número entre el seis y el nueve. Ej: 2+2+2= 6, o 3+2+3=8, etc. Cada número corresponde a un tipo diferente de línea, y comenzaremos a dibujarlas de abajo hacia arriba. Al tener las seis líneas dibujadas conformaremos un dibujo que se llama hexagrama y tiene un significado y un nombre. 

 

Una vez que sabemos cual es el hexagrama que dará la respuesta a nuestra pregunta, lo buscamos entre los sesenta y cuatro que figuran en el libro.Todos tienen un nombre e interpretaremos la respuesta. Por ejemplo: La foto anterior representa al hexagrama cuarenta y ocho, llamado “El Pozo de agua” y una de las respuestas que da, es la siguiente:

"El pozo penetra en lo hondo y el agua sube.

El pozo nutre y no se agota.

Descender primero para elevar después

es la exigencia del pozo."

¿Te parece simple? No lo es, es un juego que ha perdurado miles de años y muchos creen que el libro en el que se basa, en donde buscamos las respuestas, es al mismo tiempo un tratado de filosofía, oráculo y sabiduría milenaria.