En el Tarot, los Arcanos Mayores son 22, y cada uno posee significados ocultos y simbologías complejas, abriéndonos el camino al inconsciente. Aquí te contaremos cómo surgieron en la historia y sus significados principales

Ads

La historia del Tarot viene desde el Siglo XII, cuando se conoce en occidente un primer mazo de cartas llamado Mamluk. Se dice que era de origen islámico, su nombre significa “poseído” y se cree que pertenecía a los soldados mamelucos que eran de origen eslavo, turco, y servían a las órdenes de los Califas. Cuando los mercaderes de Occidente recorrían la Ruta de la Seda, como lo hizo Marco Polo, traían de Persia, China y África, especias, seda y varios objetos curiosos, desconocidos por los habitantes de Europa. 


Esta extraño mazo de naipes tenía cuatro palos, pero en el Siglo XV se le agregó otro más, con dibujos de flores o personajes, que en el juego eran superiores a las otras cartas.

Este mazo de cuatro palos más Los Arcanos, así fueron llamados por los misterios que encerraban, se conoció como Tarocco, o Tarocchi en Italia.

Los Arcanos Mayores de los que nos ocupamos hoy, son 22 cartas de las 78 que tiene el mazo, son numeradas, cada una de ellas representa a una figura arquetípica, y tiene un nombre. 


Los Arcanos Mayores ¿Cuáles son y  que pueden significar?

EL LOCO: La audacia, el salto, la libertad total, el riesgo y la armonía. La creatividad y la pureza. El inicio del viaje.

EL MAGO: El inicio, el talento, la juventud, la habilidad, el juego y también la estafa. Usa tu mente en forma creativa.

LA SACERDOTISA: La soledad, mujer mayor, sabiduría, el silencio, el poder callado. Conocimiento y acontecimientos por venir.

LA EMPERATRIZ: La fertilidad, las pasiones. Sigue tu instinto.

Ads

EL EMPERADOR: La estructura, el mando, el poder personal. Resuelve tus asuntos pendientes con figuras de autoridad.

EL PAPA: La conciencia espiritual, hombre anciano, maestro.

EL ENAMORADO: La unión, la belleza, el amor, el triángulo amoroso.

EL CARRO: El actuar independiente, decisiones, viaje, triunfo.Gran ímpetu.

Ads

LA FUERZA: La pasión interior, el autoconocimiento y la paz. Armonía y entrega.

EL ERMITAÑO: El silencio, el maestro interior, soledad, hombre mayor. La prudencia.

LA RUEDA DE LA FORTUNA: “La suerte está echada”, giro del destino.

LA JUSTICIA: Equilibrio, consecuencias, madre, embarazo. Tiempo de recoger lo sembrado.


EL AHORCADO: Pausa, secreto, lo que tiene que suceder, sucederá.

LA MUERTE: Transformación, transmutación, cambio.

LA TEMPLANZA: Equilibrio absoluto. Habilidad para armonizar. Torrente de energía.

EL DEMONIO: Esclavos de una energía que nos atrapa. Afirmar la vida, revisar la realidad.

Ads

LA TORRE: Llega un gran cambio, prepararse para el futuro. Las viejas estructuras psíquicas se desmoronan.

LA ESTRELLA: La confianza y fe en uno mismo. Suerte y dones. Un arcano de paz, todo es luz y calma interior.

LA LUNA: Noche, secreto, fertilidad, introspección. Todo aquello que se devela ante nosotros.

EL SOL: El comienzo de algo, nueva etapa, amor, infancia. Una nueva era de conciencia en la que el corazón tendrá más dominio y poder.

Ads

EL JUICIO: Fin del sufrimiento, regeneración, llamado, unión. Punto final a viejas historias.

EL MUNDO: Plenitud total, reconocimiento, embarazo, acuerdos. La maestría sobre los tres planos: cuerpo, mente, espíritu.

Los Arcanos son símbolos, claves, que nos abren puertas del inconsciente. No hay respuestas exactas pero hay indicios de un rumbo, promesas y caminos sugeridos.  

Una carta aislada es una opción, cuando se une a otras cobra sentido total y completa la respuesta. 

Ads

Ahora te haces una pregunta, formulada claramente y desde el corazón. Das vuelta tres de los arcanos y los lees desde la intuición, más el conocimiento. Verás que te están proponiendo. Siempre hay respuesta. La respuesta es abierta y debes completarla tu. Este juego requiere práctica y confianza en uno mismo. 

¡Solo te falta ahora un mazo de tarot para empezar a jugar!